ENVÍOS GRATIS DESDE 65€ (Península)

Los primeros días en casa de un perro adoptado.

Siguiendo con los consejos de adoptar a un perro (¿Qué perro?, ¿Dónde?, ¿Qué debo tener?), hoy os queremos daros pautas para los primeros días de vuestro nuevo compañero en casa.

Lo primero que debemos entender es que el perro va a sufrir un cambio total de vida, una vez más, cambio de  guías y referentes, rutinas y entorno. La adaptación a esta nueva situación puede ir desde 1 mes hasta 6, dependiendo del perro y por supuesto dependiendo de nosotros y la ayuda que le proporcionemos. Por desgracia, nosotros no podemos explicarles que el cambio es por su bien y debemos demostrárselo poco a poco. Por lo que es importantísimo tener PACIENCIA.  Imaginad que de un día a otro, sin ninguna explicación, nos encontramos en otro país conviviendo con gente extraña y que no para de hablarnos en un idioma desconocido y dándonos mimos, cuanto menos sería extraño y difícil de comprender.

Para esto debemos tener claras las necesidades que todo perro a la hora de adaptarse necesita. Y lo principal es mantener los niveles de estrés bajos, lo podemos conseguir…

Rutinas: 

En estas primeras semanas debemos ser muy rutinarios. Esto ayuda al perro a comprender que va a pasar y puede anticiparse, lo que le ayuda a estar más seguro. Es probable que con el cambio de rutinas el perro pueda orinarse o defecar en casa, en ese caso debemos limpiar sin decirle nada. Ya se irá acostumbrando a los tiempos y por supuesto, premiaremos cada vez que lo haga fuera.

Paseos

Para los primeros necesitaremos hacer paseos relajados, los más alejados de estímulos que le den miedo, quizás hasta necesitemos coger el coche para ir a un lugar apartado, sin ruidos, sin otros perros, sin más gente.  Estos paseos son para ellos, una correa de mínimo 2 metros y que sea el perro el que dirija el paseo, intentar que olfatee, el olfato es nuestro mejor aliado. Así que sería interesante terminar el paseo con un trabajo de olfato, basta con echarle un poco de su comida por una zona de césped/hierba y que lo busque.

Los primeros días en casa de un perro adoptado. 2

Comida

Es muy muy interesante no ofrecerle los primeros días la ración en su cuenco. La comida es nuestra única aliada en estos momentos para ir ganando confianza con ellos. Utilizar la ración diaria para hacer distintos trabajos es esencial. Siempre nos echaremos un puñado para el paseo, para ir premiando, para anticiparnos a sus miedos e ir modificando la percepción que tiene ante algo que le da miedo. Además es recomendable mantenerle durante las primeras semanas el mismo tipo de alimentación que tenían anteriormente para evitar diarreas, que ya pueden ocurrir por el estrés al que se van a ver sometidos.

Morder:

Unos de los principales modos de desestresar de un perro es morder y masticar cosas. Por lo que será adecuado buscar snacks y juguetes para ello. Además estos snacks nos ayudarán también a enseñarle a quedarse solo. Aquí algunos de nuestros favoritos.

Caricias:

Probablemente el perro que vayas a adoptar haya tenido una trágica historia detrás, pero debemos evitar la tentación de estar continuamente dándoles mimos y caricias. En muchas ocasiones esto es contraproducente y pueden generarles un problema de hiperapego y ansiedad por separación. Con esto no queremos decir que no acaricies a tu perro o lo ignores, pero siempre será mejor acariciarlo en situaciones en las que él esté tranquilo y no demandando atención continua. Además muchos de estos perros no llevan especialmente bien el contacto, observa a tu nuevo compañero y ve adaptándote a su personalidad.

Perro adoptado
Rayico 🙂

¿Y si tenemos otro perro?

Las pautas anteriores no cambian, pero sí que deberemos tener en cuenta algunas cosas para la mejor adaptación entre ellos.

Por norma general en estos casos suele ser el perro que ya vive en casa el que más problemas suele tener. Sobre todo si no ha convivido anteriormente con otros perros.

Los principales puntos a tener en cuenta son:

Presentación:

Hacerla siempre en un lugar neutral, ir a dar un paseo por un lugar tranquilo. Lo ideal sería que cada guía llevara uno de los perros y que les diéramos sus tiempos.  No forzaremos a olerse, ni a jugar y evitaremos los juguetes o aumentar la excitación.

Los primeros días en casa de un perro adoptado. 3
Melchor y Mía

Casa:

En casa recogeremos todas las posibles fuentes de conflicto, juguetes, comida y snacks. Además proporcionaremos mínimo 2 camas, una para cada Como hablamos anteriormente no daremos comida en cuencos hasta no tener un vínculo y una estabilidad en la familia, así evitaremos posibles conflictos. Si optamos por sacar juguetes, aprovecharemos a sacar varios y si es posible iguales mejor, de esta manera evitaremos  posible protección de recursos.

Perro:

No debemos olvidar que ya hay un miembro en la familia de cuatro patas y que no debemos desatender sus necesidades por la llegada del nuevo perro. Deberemos dedicarle un tiempo exclusivo a él para intentar que note el cambio lo menos posible.

En definitiva, hay que tener paciencia, intentar entender las necesidades de los miembros familiares para poder ajustar nuestro día a día ello. Pero como siempre os decimos, lo mejor es ir de la mano de un educador para empezar nuestra relación de la mejor manera. y para nosotros Rudog es uno de los educadores que mejor os pueden ayudar.

Deja un comentario